Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 26 enero 2008

 

trinidad-vs-jones-jr-arte.jpg

Para cualquier puertorriqueño que se valorara como tal, la noche del pasado sábado 19 era la “noche de la pelea”. Desde que escuché sobre el combate de Tito Trinidad vs. Roy Jones Jr., semanas atrás, imaginé lo peor. Ya fuese por lógica o por desdén, estaba segura de una derrota para el puertorriqueño. Hace mucho tiempo que el campeón había dejado de serlo y últimamente se había convertido en un chiste gastado en nuestro país. Quizás por eso decidió salir del retiro; claro que hay que considerar el obvio elemento económico, pero no es justo decir que ese fue su único motivo. Para eso le habría bastado una campaña publicitaria cualquiera, o quizás llegar a vender un par de guantes firmados en eBay…pero no. Nosotros los seres humanos somos más complejos que eso y de seguro que el otrora héroe borincano ansiaba volver a serlo. Sin embargo, verlo salir del retiro –una vez más- era algo así como ver a la Iris Chacón meneando las cachas entrada en los sesenta, como oír la voz dorada de Frankie Ruiz cuando ya las drogas la habían demacrado…algo incómodo, por no decir más.

¿Pero como culpar al púgil? No debe ser fácil pasar de ver tu rostro plasmado en banderines, camisetas y pañuelos por doquier a entrar a un supermercado y solo cazar un par de miradas furtivas. Así que buscamos a los que debieron haber estado ahí para aconsejarlo y sabemos que nadie se le plantó de frente a recomendarle que no peleara. Por eso, al igual que Santiago Nasar caminaba hacia una muerte segura en la novela de García Márquez, de camino al cuadrilátero, Tito se encaminaba a una derrota inevitable, y nadie, absolutamente nadie, se ocupó por evitarlo. Se podía parar antes pero ya no, no cuando los fanáticos estaban sentados esperando, no cuando el Madison, Don King y Pay-per-View habían firmado sus contratos. Y por lo tanto, ya no quedaba más que aceptar el porvenir, cada cual en su posición: Tito en una esquina, Jones en la otra y nosotros acá en la Isla sentados frente al televisor.

Yo, desde una marquesina riograndeña, veía a las personas a mí alrededor regocijarse, esperanzados como en tiempos mejores. Los grandes se servían del caldo gallego de la abuela y los chiquitos se atosigaban de papitas de la Frito Lay deliciosamente grasientas. Las Coors Light en la nevera y los sorullitos de maíz con la mezcla prodigiosa de kétchup y mayonesa, en la mesa. Entonces subieron los boxeadores al cuadrilátero y los cánticos de “¡Tito, Tito!”, no se hicieron esperar. Ese coro tan familiar que podía servir de apoyo, pero también era una carga…y no puede ser fácil llevar a cuestas la esperanza de un pueblo que quiere una razón más para celebrar, para olvidar que el país se nos cae en cantos, para poder beber y gritar y escribir “Tito # 1” en tinta blanca en las ventanas del carro y salir en la madrugada a tocar bocina, para que aquel antipatriota que se quedó durmiendo se tenga que levantar y se entere, que el nene puertorriqueño ha puesto el nombre de la Isla en alto, y que somos pocos, pero buenos.

Y todo era ruido hasta que suenan los acordes de nuestro himno, y nos contagiamos de la emoción del cantante cristiano que lo entona, porque sea cual sea su origen, ese es nuestro himno, y se esta escuchando en el Madison. ¿Oíste? En el Madison. ¿Okey? Todo ese cinismo que me protegía se evaporaba hasta desparecer por completo al ver de cerca esos ojos grandes, esa sonrisa de niño…tan ingenua, tan esperanzada…que rompe el alma y estimula a rogar por un milagrito. Entonces, contra todo pronóstico, desee verlo treparse en las cuerdas, y como lo hizo anteriormente -hace tantos años ya-, lanzar un grito de victoria sonoro que fuese acompañado por miles de sus compatriotas.

Al comienzo parecía que tal vez había algún chance para ese deseo. En los primeros asaltos, los espectadores se levantaban en una ola improvisada, unos implorando al cielo la bendición y unas profesando amor eterno a ese “gallo”. Pero ya después del cuarto asalto nadie se levantaba, y todos compartíamos un nuevo deseo, que cada intervalo de tres minutos pasara más rápido que el anterior; porque ese maldito contrincante parecía de hierro, “fresquecito” y para colmo, se pasaba de burlón. Nuestro profeta boxístico se cayó no tres, sino dos veces, pero dolió igual. Y ya hacia el final sólo pedíamos clemencia, que no se cayera una vez más, que resistiera, que no lo “noquearan”. No se cayó. Terminó el combate sin gloria y seguido, la decisión que ya todos adivinábamos. Los que en un principio lucían más seguros de una victoria puertorriqueña, buscaban justificaciones, lamiéndose las heridas. Cierto o no, muchos aseguraron que el Junior se abstuvo de liquidar a nuestro astro debilitado, y si es así, se lo agradezco. El caso es que el caldo milagroso de Doña Irma no funcionó. Perdió Tito, perdimos todos.

 

Anuncios

Read Full Post »

sex

Por: Natalia Nevárez Rovira

En reacción a la nueva campaña publicitaria del Departamento de Salud que promueve la abstinencia sexual, cuatro profesores de la Universidad de Puerto Rico se reunieron en un foro en la Facultad de Estudios Generales del recinto riopedrense el pasado viernes, 16 de noviembre de 2007.

La actividad titulada Las Otras Caras del Sexo: representación, discurso y ley contó con la participación de Marlene Duprey Colón, Mara Negrón, Bernat Tort y Javier Laureano.

Negrón mencionó que la campaña La Otra Cara del Sexo presenta una multiplicidad de caras y le costó a la agencia gubernamental unos dos millones y medio de dólares. “Es muy conservadora para los jóvenes del 2007, malgasta dinero”. La profesora añadió que el gobierno no es responsable y no está educando, sino que está implantando pánico, miedo y confusión irresponsablemente. Educar es informar y hablar del tema, no desinformar o callar. Por otro lado, opinó que la campaña, que permite el sexo sólo dentro del contexto matrimonial, es anacrónica, pone al sexo como retrógrado y va más dirigida a las féminas. La campaña promueve además la abstinencia y la negación como medios seguros, siendo el sexo algo natural, no un pecado.

Por su parte Laureano, quién captó la atención de la audiencia utilizando un tono jocoso, comenzó citando la canción Suave de Calle 13 para decir que el reggaetón y el perreo abren ventanas al sexo en las actividades colectivas de la juventud. La castidad y la abstinencia vienen del púlpito de la religiosidad y eso no se debe mezclar con el gobierno cuando hay otras opciones. El profesor indicó que el nuevo código penal de Puerto Rico, aprobado en el 2004 por Aníbal Acevedo Vilá,es uno conservador que prohibe la venta, posesión, exhibición y espectáculos de material obsceno

Laureano, quien además trabaja en el estuario de la bahía de San Juan, presentó la opción de promover el uso y distribuir contraceptivos contrario al silencio. Esto debido a que en Brazil, donde hay miles de muertes por la pandemia del sida, el presidente, Lula da Silva promociona el uso de contraceptivos para la prevención. En Brazil los menores comienzan a tener relaciones sexuales desde los 14 años y dijo que la política pública en Brazil de distribuir masivamente condones ha sido todo un éxito. Además puntualizó que la campaña estigma a las personas enfermas como mountruos, siendo una política caprichosa que, hasta en la privacidad, restringe la libertad.

“Ya no somos personas que piensan, somos factores de riesgo”, según la profesora Duprey. Ésta puntualizó que las estadísticas son útiles si van acompañadas de pensamiento y añadió que el mensaje de la campaña es algo infantil.

El professor Tort dijo “estamos sin duda viviendo tiempos extraños, paradójicos incluso, nunca antes había habido tanto acceso al conocimiento, tantas publicaciones de libros, tantos derechos civiles…y sin embargo nunca ha habido tanta ignorancia, estupidez, idiotez, racismo, homofobia…”. El presente se parece más al paraíso terrenal.

La actividad fue auspiciada por el programa de estudios de la mujer y el género del departamento de Ciencias Sociales.

 

[Site de la campaña: http://www.laotracaradelsexo.com%5D

Read Full Post »

 Por Víctor Luis Rodríguez Velázquez

            Para el actor Israel Franco-Müller, el optimismo y la humildad son los factores que ayudan a que las personas logren cumplir sus metas y en él, no ha sido la excepción.  Para este joven, oriundo de Río Piedras,  la vida misma acomodó su destino al traerlo a una apasionante carrera en el mundo de la actuación.  Su entrada a las tablas teatrales fue una coincidencia, aunque, admite que siempre la tuvo presente desde niño. Comenzó a realizar obras en su adolescencia pero, antes de saber si actuar era realmente lo que quería hacer para toda su vida, se ha envuelto en la ajetreada vida tras bastidores al entrar al Departamento de Drama de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras.  Allí, audicionó para ingresar al Teatro Rodante, pues entiende que se debe seguir los pasos de los grandes actores para poder imitarlos. Logró entrar y, de ahí en adelante, no ha parado.  A sus 21 años ha participado en muchas obras dentro y fuera de la Universidad, entre las cuales se destacan: La Villana de Vallecas, Canción de Navidad y Divinas Palabras. 

            Su experiencia más memorable fue representar a Puerto Rico en España con la pieza Retablo Jovial, la cual fue presentada en iglesias y castillos, entre otros lugares. Esta obra significó mucho para Israel. Su trabajo más reciente fue la interpretación de Orestes en la obra La Orestiada, personaje con el cual se identificó mucho al estudiar y observar cómo se relaciona con él en lo personal. Se siente partidario del género teatral realista pero siente una gran satisfacción al trabajar con el teatro griego.

            Israel ve la actuación como una gran profesión que sirve como medio educador para la sociedad. No obstante, se tienen que cumplir unos patrones y unos criterios para que la carrera sea de gran excelencia.  

            Sobre sus planes futuros éste quiere continuar cultivando su talento para poder trasmitirlo por todo el mundo, pues para él nada es imposible; todo está en la mente del ser humano y nada puede detener a las personas de alcanzar sus objetivos y metas. 


Read Full Post »