Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 26 octubre 2006

Por Mariana Muñiz Lara, Secretaria de Información y Prensa APEP

Este texto fue escrito en diciembre del 2004.

Decir que la libertad de expresión es un principio por el cual estamos dispuestos a morir, para el periodista estadounidense John Seigenthaler, no es un cliché; es una realidad. Según el Centro Internacional de Periodistas, en los últimos cinco años se han reportado más de 30 asesinatos de miembros de la prensa en América.

Los asesinatos y amenazas contra la prensa fueron el eje de las ponencias presentadas, el pasado noviembre, en “Estados Unidos, Latinoamérica y Puerto Rico ante los desafíos de la libertad de prensa”, actividad donde se conmemoró el quinto aniversario del Centro para la Libertad de Prensa en Puerto Rico, en el Teatro Tapia, en San Juan.

La libertad de expresión y prensa es un derecho fundamental consagrado por las constituciones de todos los países de América. Garantiza a la ciudadanía el poder de emitir y publicar ideas por cualquier medio, sin ser censurados previamente, y sin sufrir represalias por parte del Gobierno, a menos que causen daños a la moral de otros o cometan delitos. La libertad de expresión constitucional, sólo está limitada en Cuba, condicionada a los fines de la sociedad socialista, y en Venezuela, donde se prohíbe el anonimato, los mensajes discriminatorios y la propaganda de guerra.

Sin embargo, en todas estas naciones, la libertad de prensa se ve amenazada, en menor o mayor grado, por: censura previa y posterior a la publicación, privación y destrucción de material informativo, presiones económicas de publicistas, el monopolio de los medios, agresiones verbales y físicas, persecución judicial a través de leyes de mordaza y desacato, intimidaciones, secuestros y asesinatos.

La impunidad ante estas acciones, según el periodista colombiano Javier Darío Restrepo, provoca pensar que la población percibe a los periodistas como empleados de una empresa, y no como “los ojos, oídos y lengua de la sociedad”. El director de los talleres de ética de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano señaló que es importante que los lectores reconozcan que “la prensa no es libre para sí misma sino para los demás”, y que cada vez que se atenta contra ella se violan los derechos de todos.

Pero, el peligro no es solamente externo. Seigenthaler, fundador del centro The Freedom Forum, advirtió que “el que los valores de libertad no sean respetados por la misma prensa es tan peligroso como la censura gubernamental”. La vigilancia interna, para evitar la censura previa y la trivialidad al decidir lo que es noticia, también fue señalada por el copresidente del Centro para la Libertad de Prensa en Puerto Rico y director de El Nuevo Día, Luis Alberto Ferré Rangel.

Seigenthaler, quien fue presidente de la Asociación Americana de Editores de Periódicos, apuntó que los medios se han herido a sí mismos al permitir que el presidente George Bush le mintiera al país a través de programas como 60 Minutes, de la cadena CBS, y al provocar la poca credibilidad de las encuestas sobre las elecciones.

Por su parte, Leonard Sussman, quien dirigió Freedom House y es considerado uno de los mayores defensores de la libertad de prensa en el mundo, indicó que su mayor preocupación es que las amenazas a al libre ejercicio del periodismo están ocurriendo “no sólo en países donde no hay libertad de prensa sino en países totalmente democráticos”.

Sussman subrayó que las medidas antiterrorismo en los medios de Estados Unidos atentan contra los derechos a la información y a la privacidad. Este periodista entiende que la libertad radica a nivel genético en los seres humanos, y que la censura se basa en el miedo a la pluralidad.

Una prensa sin censuras es necesaria, para Restrepo, porque “cuando la opinión pública está bien informada tiene las herramientas para enfrentarse al poder”. De acuerdo con José Jaime Rivera, copresidente del Centro para la Libertad de Prensa en Puerto Rico y presidente de la Universidad del Sagrado Corazón, el libre flujo de la información es “el antídoto por la democracia”, siendo la democracia el poder del pueblo.

Los medios de comunicación, como principales fuentes de información para la sociedad, deben ser los más grandes defensores de la libertad de expresión. Las nuevas tecnologías con las que trabajan los medios, aunque pueden estimular una mayor regulación, sirven para que las ideas se comuniquen abiertamente, según Sussman.

No obstante, no son los medios y sus tecnologías los que garantizan la libertad de prensa, sino los propios periodistas. Según Restrepo, “decir no a un soborno cuando la necesidad apremia o publicar después de una amenaza, eso es construir libertad de prensa”, y la mayor libertad es perderle el miedo a la muerte, por lo que los periodistas asesinados deben ser considerados “héroes de la libertad”.

Anuncios

Read Full Post »

Por Nicole M. Díaz González

Los anuncios que se han hecho sobre los despidos y la cancelación de noticieros en Telemundo y la venta de Televicentro a una compañía norteamericana han tomado por sorpresa a nuestro campo. Algunos han opinado que ésta es una simple consecuencia de la situación económica y de la globalización, que hay que aceptarla como tal y seguir adelante pero, ¿cuántos golpes bajos tiene que “aceptar” la prensa este año?

Como estudiante de periodismo con esperanzas de comenzar a trabajar en los medios durante el próximo año, esta noticia me dejó boquiabierta y decepcionada. Es un duro golpe ver como nuestro trabajo, nuestra vida y el que entendemos es nuestro deber de informar, es desplazado por programación enlatada de poca calidad. Es irónico ver esto pasar cuando cada día hablamos con frustración en COPU de la ignorancia de la sociedad en la que vivimos ocasionada por la falta de oferta y, pues hay que decirlo, por la falta de interés de las personas que prefieren ver novelas, programas de chismes y reality shows.

Creo que estoy en lo correcto cuando digo que muchos en COPU queremos trabajar para crear una sociedad llena de ciudadanos que participen en los procesos que la democracia les ofrece, que tomen decisiones informadas y que se involucren en la discusión y solución de los problemas que nos afectan. Es realmente doloroso ver como esos deseos y esas metas son tronchados al cerrarse los pocos espacios que quedan, que aunque de por sí no eran especialmente flexibles, al menos de vez en cuando ofrecen la oportunidad de llevar a la luz pública hechos realmente noticiosos.

Creo que este tema necesita ser discutido hasta el cansancio en todos los foros disponibles y estoy segura que al igual que yo deben de haber muchos compañeros preparándose para hacerlo. A los que no lo están haciendo, los invito. Recuerden que las personas que fueron despedidas y aquellos que ya están en el campo fueron afectados, pero en peor posición creo que quedamos los que no hemos comenzado aún, ya que se nos están cerrando las puertas sin que nos haya dado tiempo llegar a ellas. Creo también que abrir nuevas puertas está en nuestras manos. Ya que no podemos arreglar lo que estaba dañado (dígase los noticieros que en vez de buscar la noticia nueva, leen el periódico de ayer; la falta de material realmente noticioso y de reportajes investigativos; etc.) es nuestro deber empezar en cero, establecer un nuevo estándar de la prensa puertorriqueña y demostrar la importancia de nuestra profesión.

La primera reacción de muchos al ver como nuestro campo se achica es irse del País. No culpo a nadie porque eso fue lo primero que pensé también pero si lo hiciera siempre sentiría que huí, que abandoné mi País y mis ideales. Si no somos nosotros que los defendemos, ¿quién lo hará? ¿La multitud ciega de este país que aplaude el fin del noticiero para que empiecen las novelas y los chismes? Creo que ante un gobierno incapaz de ofrecer educación decente y rápido para (des)informar y confundir, tenemos nuestro trabajo delineado. Si no lo hacemos, ¿a dónde vamos a llegar?

Read Full Post »

Los murales en la UPR

Por Jorge Figueroa Loza, Secretario de Actas APEP

100_1968.JPG Hace dos semanas, pasé por la glorieta que colinda con el Teatro, donde muchos estudiantes la utilizan como comedor para disfrutar las comidas de la Carpa que queda al frente. Varios estudiantes utilizaron la cera para manifestar su opinión acerca del dilema del Teatro, utilizando pintura para representar personas actuando y mensaje que leen: “Un teatro para el pueblo, eso es lo que quiero.” “Por un verdadero Teatro Universitario.” “Hay quienes luchan muchos años y son muy buenos…pero hay quien lucha toda la vida; esos son imprecindibles.”

Esta manifestación me recordó el el primer semestre 2005-06 en el cual hubo polémicas con dos murales: el de Filiberto Ojeda Ríos en el Museo de Historia, Antropología y Arte de la UPR y otro en contra de la violencia doméstica pintado en el Archivo Central. La pregunta es: ¿ Cúal es el problemas con la utilización de murales en el Recinto de Río Piedras?

El conflicto entre estudiantes y la Administración Universitaria con respecto a los murales tiene diferentes entornos. La administración reclama que se viola el reglamento general y que se deben crear espacios para este tipo de manifestación. Además, según ellos, con el tiempo la pintura se deteriora y afea los edificios. Los estudiantes dicen que tienen derecho a expresar su arte sobre los problemas que aquejan la sociedad y la universidad.

Pero no debe ser cualquier tipo de manifestación. Luego de la muerte de Ojeda Ríos, estudiantes invadieron todos los edificios universitarios con mensajes fuera de sentido, una reacción llena de rebeldía y coraje. Este tipo de manifestación le quita credibilidad a las personas que sí quieren plasmar un mensaje de conciencia y arte en las paredes del recinto.

100_1969.JPGMientras, la Administración sugiere crear espacios para los murales. ¿Qué tipos de espacios? ¿Será los suficientemente abierto para que los etudiantes puedan presenciar el mensaje? Las murallas de madera que rodeaban al Teatro en remodelación fueron taller para estudiantes que exponieron murales promocionando sus obras y eventos de forma artística. Ya la muralla no existe.

Opino que un mural bien hecho y que tenga todas las connotaciones para llegar a las personas puede mover montañas. Comprendo también que no se deben hacer en estructuras históricas (la Torre de la UPR). Debe existir un consenso entre estudiantes y la administración para llegar a decisiones que complazcan ambas partes. Este consenso todavía está ausente en este problema y en muchos más.

Todavía Ojeda Ríos observa a todas las personas que pasan por el museo, recordando lo que sucedió aquel 23 de septiembre del 2005.

Fotos: Jorge Figueroa

Read Full Post »

Hay que conocer…

question-mark-778895.jpgPor Leyra E. González Pérez

El periodismo es mucho más que buscar, redactar y brindar información. Para que un artículo, noticia o reportaje esté debidamente fundamentado, requiere del periodista procesos de investigación y conocimiento sobre el tema o la situación que se reseña.

En muchas ocasiones me llegué a cuestionar el por qué -según muchos profesores de COPU- tenía que conocer quiénes son los funcionarios del gobierno, la administración universitaria y sucesos históricos e importantes del país.

La práctica en un diario del país me otorgó la respuesta. Aunque la sección en la que laboré era de Entretenimiento, no todo era Ricky Martin o Shakira. Sí, hubo conciertos pero también reconocimientos de artistas en el Capitolio otorgados por funcionarios públicos y actividades culturales donde acudían figuras reconocidas del país.

Entiendo que la situación ocurre en cada una de las áreas del periodismo. Deportes, Salud, Ambiente, Tribunales, en fin…hay que conocer de todo y sobre todo.

Tuve que vivir la experiencia de “desconocer para conocer”. Entendí el significado de esa sugerencia que llevamos escuchando semestre tras semestre.
“Tienen que leer los periódicos todos los días” “Los de aquí y los internacionales”, “Escuchen la radio” , “Vean las noticias… ¿les suena conocido?

Read Full Post »

Por Jorge E. Figueroa Loza

Secretario de Actas APEP

100_2011.JPG Ese es el lema que unos estudiantes de nuevo ingreso presentan esta semana en la glorieta de la Facultad de Humanidades que se encuentra al lado del teatro. Guiados por la profesora Rosa Plá Cortés, los estudiantes realizaron una investigación de cinco días para plasmar en el centro de la glorieta paneles coloridos con información, pintura y fotografías narrando los acontecimientos recientes en el conflicto del Teatro.
Se pueden presenciar fotos de las obras realizadas por estudiantes el 15 de septiembre frente al Teatro y del incidente ocurrido el próximo día. Un sinnúmero de artículos periodístico muestran la manera en que los medios cubrieron el tema y otra pared le ofrece la oportunidad al estudiantado de escribir su opinión. También, posee un agujero donde habrá un televisor exhibiendo espectáculos presentados antes del cierre del Teatro.
Definitivamente, el 16 de septiembre 2006 en la UPR fue un día sin señal. Fueron muchas las versiones que surgieron luego de este incidente de todas las partes, estudiantes y la Administración Universitaria. Escuche a una compañera decir que demasiada información desinforma, y estoy de acuerdo con ella. La manera en que se manejó la situación no fue la más adecuada. Esta situación llama a rebuscar todas las versiones existentes, analizar y publicar la noticia que abarque todo las partes. Por qué no buscar recomendaciones, soluciones, cómo se trabaja situaciones parecidas a la del Teatro en otros lugares, y no repetir la misma cantaleta que todos ya sabemos.
Les exhorto a que pasen por la glorieta de Humanidades frente a COPU, y reflexionen acerca de este problema que se ve lejos de resolverse. El trabajo de estos estudiantes quizás brinde alguna señal de lo que realmente está sucediendo.

100_2009.JPG

fotos por Jorge Figueroa

Read Full Post »